fbpx

¿A quién no le gustaría que su compañero de vida fuera un tío lleno de músculos, cintura cimbreante y que pudiera hacerte gozar hasta subir al séptimo cielo?

Supongo que a todas.

Estos días me estoy leyendo un libro de romántica paranormal de una conocida editorial que publica unos 30 ejemplares al mes (¡al mes!) de novelas más bien cortas, y románticas en todos sus modos.

Por supuesto, en esas novelas están esos tipos de los que te hablo en el primer párrafo. Altos, atractivos con pinta de malote, pero locos por tus huesos. El caso es que, puestos a pensar, en mis novelas no he llegado a tener protagonistas tan “tíos buenos”, porque me saben a plástico.

Es cierto que en “Una boda por contrato”, que por cierto, ganó el premio Bubok en 2018 y de la que he vendido miles de ejemplares, el prota estaba inspirado en Chris Hemsworth, pero porque era un atleta, y anda que no tenía inseguridades. Pero el resto de mis protagonistas, o más bien, compañeros de las protagonistas, no son perfectos en absoluto.

Tenemos por ejemplo a Jeff, de “Amor incondicional”, un soldado que sí, está en forma, por su trabajo, pero es un chico normal. En “Vampiro normal” ni siquiera hay un protagonista masculino. En “Todo sucedió en Roma”, mi protagonista cojea y tiene una cicatriz en la cara. ” En “Mi postre favorito eres tú”, ella es absoluta protagonista, y sí tiene una relación, claro, pero el hombre es alto, delgado y con nariz aguileña.

Si vamos a las de fantasía, Aricia es la que lleva el peso de la novela en “Asandala”, aunque su coprotagonista, Hazaña, es un sirénido, con escamas y todo. En “La torre de los huesos de marfil”, novela que estoy acabando en estos momentos, la protagonista es una mujer guerrera y fuerte y el protagonista, un elfo, es egoista y un poco blandito.

En cuanto a “La chica de ayer”, que va a ser publicada pronto, ella es una mujer que ha vivido la vida loca y uno de sus protagonistas no está mal, pero es un poco cobarde….

Vamos, todo como la vida misma (salvo porque no hay elfos). Y sin embargo, me pregunto, ¿tener un tío -o más- bueno en los libros aumenta las ventas? Está claro que sí. En nuestra vida cotidiana, nuestras parejas no son modelos de pasarela, pero es que tampoco nosotras lo somos.

Muchas novelas permiten que la protagonista de la novela tenga curvas o su cabello sea “soso”, como he leído en esta que os comento, pero a ellos les exige un estómago plano y hombros anchos. No digo que no me gusten este tipo de tíos, pero es como cuando miro una tarta de las que se ven en instagram; lógicamente me gustaría comérmela toda. Al final, te conformas con tus magdalenas caseras, que están deliciosas.

Y luego está la cuestión del sexo. No sé a vosotras, pero a mí me molestaría que me lamieran TODO el cuerpo. Seguramente, mi pareja tendría que parar para beber agua, ¡se le quedaría la boca seca!, y luego yo estaría pegajosa. No, los lametazos van para el lugar indicado, para esos puntos que aplauden cuando la boca de tu chico (o de tu chica) se acerca. Yo también subo al séptimo cielo, pero no suele ser un aquí te pillo y aquí te mato. Me gusta jugar un rato, acariciarnos, y si antes hemos ido a cenar no ya una cena romántica con velitas y rosas, que también, sino una cena para encontrar un espacio personal con tu pareja. Esto te predispone que no veas!!

Y ¡ojo! si son una hermandad de vampiros o ángeles, ya no te quiero ni contar, lo buenos y mazados que están todos. Y el pie que da para escribir una historia por cada uno. Pero lo mejor son las portadas. Madre mía, ¿de donde sacarán esos tíos?

Si nos da por pensar la razón por la que los hombres no leen novelas románticas, puede ser que se acomplejan en cierta manera viendo que ellos no son moteros malotes bien follables, o MMBF, a lo mejor sienten que no están a la altura de tus expectativas, y se conforman viendo como disfrutas leyendo esas novelas. Al fin y al cabo, son ellos los que se te acaban llevando al catre, y no los MMBF.

En conclusión, ¿tíos buenos sí o no?

Pues como escritora, tú misma, elige. Como lectora, la verdad a mi me resulta demasiado visto, un tópico muy típico de las románticas. La cosa es que esas novelas se venden muchísimo. Da que pensar. 🤔🤔

Me encantaría que me dieras tu opinión:

  • ¿Te gustan las novelas con ese tipo de hombres?
  • ¿Quieres que escriba una?

¡Cuéntame!