Recientemente he publicado mi último libro, “Una Boda por Contrato”.

Sinopsis:

¿Qué harías tú si fueras un deportista de élite por entrar en el Equipo Olímpico?

Andy está desesperado por participar en las Olimpiadas; realmente haría cualquier cosa.
Incluido casarse con una desconocida.
Laura está a punto de vender su piso que tanto esfuerzo le costó conseguir. Pero es muy testaruda y no quiere pedir dinero a nadie.

Claramente la solución es que se casen.
Pero no será tan fácil. Exnovios y familia se lo complicarán.
¿Será demasiado para ellos?

“Una novela romántica con su toque sensual, una preciosa historia de amor”

Enlace a Bubok (donde está publicado en ebook y papel) 

Aquí os dejo una muestra del primer capítulo. ¡¡Espero que os guste!!

-1. La decisión

—Andy, tienes que casarte ya, de lo contrario, no podrás entrar en el equipo olímpico —insistió el hombre, sudando copiosamente bajo la luz del sol de justicia de la ciudad de Newcastle, en Australia.

—Geordie, me parece muy bien que hayas decidido que casarme con una chica española y que sea  la única posibilidad de obtener la nacionalidad pronto. —le contestó el joven cansado ya del tema —pero ¿quién se va a querer casar conmigo, así, de repente?

El representante del atleta le miró incrédulo. El joven estaba sentado en las escaleras del porche de la granja de sus padres, mientras él caminaba nervioso detrás de él. Andrew Murray: un atleta de metro noventa, rubio y con los ojos de color del cielo en tormenta, como decían suspirando las jovencitas cuando lo veían. Un hombre que podría haber sido actor como su compatriota Chris, el intérprete de un superhéroe del Valhala, y al que se parecía físicamente, hasta el punto de que le pedían fotos por la calle. Hijo único y heredero de una granja ganadera en Australia, de las mayores del país.

— ¿Que quién se va a querer casar contigo? No me jodas chico.

El sudoroso hombre bebió un trago de limonada que le había preparado la madre de Andy. Estaba muy fresca y ligeramente ácida, aunque en estos momentos hubiera preferido un whisky con hielo.  Su esposa le había prohibido beber alcohol tras su infarto y de momento, le hacía caso. Pero este chico… le sacaba de sus casillas.

Habían decidido intentar obtener la nacionalidad española, pues allí tenía bastantes oportunidades. De hecho, el capitán del equipo de atletismo estaba deseando ficharle; ahora mismo habían tenido una serie de lesiones infortunadas, y se habían quedado sin equipo. Fue él quien le sugirió que se casara con alguna chica.

«Sólo seis meses, a lo sumo un año», le había dicho Geordie a Andrew. Tendrían que convivir, y demostrar que se casaban por amor, pues de otro modo podrían revocarle la nacionalidad.

—Es fácil, Andy. Habrá muchas mujeres que querrán casarse contigo nada más que te vean

—¿Y qué vas a poner?, un anuncio en el periódico local: «se necesita mujer para casarse con un australiano», razón Geordie Adams. —resopló el joven. No le hacía mucha gracia tener que casarse con alguien desconocido.

Él siempre había pensado que el matrimonio era algo sagrado, algo especial; como para hacerlo sólo una vez, como sus padres, que llevaban casados más de treinta y cinco años. Se casaron enamoradísimos a los dieciocho, aunque hasta que no llevaban diez años no consiguieron que ella se quedara embarazada. Y una vez nació Andrew, ya no pudieron tener más hijos. Siempre se les veía tan felices… él quería algo así. Su madre se disgustaría mucho si supiera que se había casado sólo por un papel.

—No, Andy. Jordi, el entrenador del equipo conoce a varias muchachas que podrían ser candidatas para la boda. Nos enviará fotos y el currículo antes de hablar con ellas, y tú eliges.

Andy resopló irónico. Se levantó y miró hacia el extenso horizonte. Su sueño de jugar en las olimpiadas de Río podría irse al traste si no cedía en esto. Atardecía en Australia, refrescando el caluroso día, y las luces rosas y anaranjadas del sol jugaban a los lejos con los cuernos de las vacas que pastaban tranquilas, produciendo destellos de color.

—¿Quién se va a querer casar con un granjero? Además, la tendré que traer aquí. Seguro que odia esto. Siendo extranjera… quiero decir, que hay que elegir bien…

—Andy, eres un caso…

Geordie envió un mensaje a su contacto y le dijo que adelante. Que buscase las chicas. Pero que fueran chicas normales, buena gente. Nada de mujeres extravagantes, a ser posible altas, y que sean atractivas, había insistido Geordi. Si no, nadie se creería que un hombre como Andy estuviera saliendo con ella.

Jordi recibió el mensaje con alivio. Quería fichar al australiano a toda costa. Le había visto en plena acción y tenía un potencial, con veinticinco años, increíble. Había intentado que le dieran la nacionalidad, pero no tenían ningún ascendente español, ni nada que se le pareciera. Su esposa se lo sugirió.

—¿Y si se casa con una chica española?

Jordi se quedó con la boca abierta. Fue una idea estupenda; algo que ni había contemplado… pero ahora tocaba encontrar a la candidata adecuada. Eso realmente era lo más complicado

—Indagaré en el gimnasio. Supongo que el joven querrá una chica deportista que vaya con su estilo de vida.

Como siempre su esposa tenía ideas brillantes, era guapa e inteligente, y le había dado dos pequeñas hijas a las que adoraba. Si no fuera porque su equipo de atletismo se iba al traste, su vida sería estupenda…

Las niñas se habían acostado ya, dejándoles un pequeño momento de intimidad. Se sentaron en el confortable sofá, ahora lleno de cojines, lapiceros o juguetes…

Linda recogió lo justo para sentarse y tomó la copa de vino que le ofrecía su esposo.

—Espera, Jordi, se me ocurre una cosa. ¿Tú recuerdas a mi amiga Laura, la hermana de Eli, la modelo? Se acaba de independizar y no va bien de dinero.

—Pero si sus padres tienen dinero sin conocimiento, dos masías y una industria de quesos. ¿Como le va a faltar dinero? Además, no era una chica demasiado delgada, e incluso poco femenina…

—Qué va, es una chica guapísima, sí, delgada, pero es atractiva. Y ahora no tiene trabajo. Es tan orgullosa que no quiere pedir dinero a sus padres. Ni a su hermana. Es muy agradable, alta y aficionada al deporte,… sí, Jordi, creo que puede ser ella.

—¿No sería mejor su hermana que es modelo? Parece que le pega más a un deportista.

—Las pocas veces que he coincidido con su hermana me ha parecido muy desagradable, bastante creída;  trataba a los demás como si fueran sus sirvientes. Incluso creo que tiene celos de su hermana pequeña. —dijo Linda tomando otro sorbo del excelente vino tinto—Y ya sabes que es una belleza rubia de ojos claros, con tipazo de modelo.

—¿No tendrás una foto de las chicas?

—No, pero podemos buscarlas en internet, en Facebook. Déjame que te lo envío al móvil y se la envías al australiano.

Jordi asintió. Confiaba en el criterio de su esposa, aunque seguramente el joven preferiría una modelo. Si total solo era para un compromiso, qué mejor que una chica espléndida como era Eli, modelo internacional y fácil de explicar una boda rápida con el atleta.

Se acostaron sin dejar de pensar en si Laura sería la adecuada. Linda abrazó a Jordi y comenzó a besarlo… hasta que una de las niñas comenzó a llorar.

Jordi se levantó a ver qué pasaba, y cuando volvió Linda ya dormía agotada. Tener dos gemelas de siete años y trabajar tantas horas era una dura prueba que ella ganaba todos los días.

Salió hacia su oficina tras un desayuno rápido, mientras su esposa se quedaba en casa, buscando fotos en el ordenador. Las niñas no se habían levantado todavía así que, con suerte, tendría la foto antes de una hora. El representante del joven le estaba insistiendo tras conocer la idea de Linda, que le mostrase varias candidatas. Como si fuera fácil.

Un mensaje sonó en el móvil. La había encontrado. Ahí estaba Laura, haciendo surf en bikini, escalando un roquero. No se vería muy claro cómo era su cara, siempre con gafas o gorras, pero sí se veía que era una chica alta y atlética con las suficientes curvas para gustarle al australiano. Le envió tal cual todas las fotos a Geordie. Si le gustaba al chico, comenzarían las conversaciones.