Estos días he estado leyendo un libro de alta fantasía llamado El claro de Ozzhar, de Carlos Iglesias, una novela de 534 páginas.

El estilo de la escritura está llena de adjetivos descriptivos, que si bien he de reconocer que no es mi estilo, creo que a este libro le van de maravilla. Me recuerda a los libros de Tolkien, con descripciones de batallas, combatientes, y de las armas con mucho detalle. Te lleva a un mundo fantástico muy bien descrito, con un mapa y otros diseños como puede ser los escudos de los reinos que os enseño la la izquierda.

 

El libro tiene varias partes, la primera se dedica más a la batalla, a una gran batalla que se produce en la antigüedad.

La segunda parte está dedicada más a Sivok, un aprendiz de mago, que junto a su maestro y su mejor amigo Rupert, un guerrero de Henkal, van a buscar aventuras y mucho más que no quiero desvelaros.

 

 

SINOPSIS

Cuando una amenaza pone en riesgo el destino de cinco razas de la tierra de Olfsan, elfos, enanos, humanos, shantales y dragones entienden que la única salida posible residirá en conformar un solo frente. Guiados por Learthril, el mago elfo más antiguo y poderoso, intentarán llevar a cabo una fusión de los mejores atributos y virtudes  de cada raza.

Solo así podrán enfrentarse a sus enemigos en una batalla épica y decisiva que fue conocida como la Guerra Antigua.
¿El vínculo que los une será lo suficientemente fuerte? ¿Qué consecuencias traerá al mundo esta nueva alianza?

Siglos después, Sivok, un joven que vive junto a su padre en una pequeña aldea, se ve obligado a huir durante un ataque de orcos. Al intentar iniciar una nueva vida en casa de su primo Rupert, un joven guerrero despreocupado pero muy entusiasta, descubre que posee el don de la magia. Inmerso en el aprendizaje de este nuevo mundo y guiado por su maestro Merkus, comienza a ser acechado por los acontecimientos producto de las decisiones tomadas durante la Guerra Antigua. En un intento de descifrar las nuevas amenazas que se avecinan, deberá ayudar a forjar nuevas alianzas para intentar superar los retos y afrontar de nuevo la lucha contra un mal de  proporciones inimaginables.