Escondido. La niebla gris