Supongo que os habrá pasado a todos, quizá habéis perdido a alguien, o el trabajo, os habéis divorciado, o simplemente algo os ha contrariado tanto que piensas, “la vida es una cabrona”, y te planteas ¿cómo seguir?

Bueno, algo así me ha pasado a  mi. Sin entrar en detalles, el Universo me ha dado tal patada que aún me duele el culo. Y es por eso que estoy tomando determinaciones y cambios importantes. Uno de ellos es acerca de mi nombre “comercial”. Hasta ahora ya sabéis que firmo todas mis novelas como Anne Aband, y me encanta. De eso no reniego para nada, y de hecho, mis novelas románticas, seguirán siendo patrimonio de Anne. Estoy muy orgullosa de Anne pues ha conseguido varios premios.

Pero el resto de novelas va a ser Yolanda Pallás quien las firme. Ahora quiero ser visible y mostrar al mundo mi yo verdadero. Eso no significa que deje de escribir aquí, pero también lo haré en mi otra web http://yolandapallas.com/ que antes dedicaba a mi empresa personal. Voy a dedicar mucho más tiempo a escribir y menos a trabajar como consultora de marketing, y la web la necesito para dar a conocer mis libros de fantasía.

Así que, nuevos tiempos, nuevos cambios. De todas formas, es curiosa la vida. Hace un par de años escribí el libro Bienvenido, cambio, que también podéis encontrar aquí y en la otra, y me doy cuenta de que mi vida está llena de cambios. Pero no es solo la mía. Si la observas, tu vida está llena de reveses, no solo malos, sino también buenos, porque los cambios siempre han sido, son y serán para aprender o mejorar, nunca para empeorar. Hemos venido a evolucionar y se trata de hacerlo.

Y a veces, cuando tenemos miedo a dar el paso, entonces el Universo te da una patada en el culo y te dice, “al final, era lo que tenías que hacer, y como no te decidías…”. Es como cuando las águilas empujan a sus polluelos fuera del nido para aprender a volar. O vuelan o se estrellan. Así que… ¡Seamos águilas! y lancémonos a volar y a conseguir nuestros sueños, que para eso hemos venido.

Yo ya lo he hecho y siento una efervescente excitación de bajar en una montaña rusa, y a la vez me veo llevando un cinturón de seguridad de forma que si en este camino me encuentre con subidas y bajadas (como la vida misma), no me voy a desviar y llegaré a mi meta.

Así que solo os quería comentar esto. Por lo que si veis que cambio los nombres de las portadas y me llevo los libros a mi otra web, que no os extrañe, solo es parte de mi proceso.

Mil gracias por Ser y Estar aquí conmigo. Os adoro!!!

 

 

Aquí estoy en uno de mis paseos por la Expo Zaragoza, el Parque del Agua, uno de mis lugares favoritos. Y bien abrigada, pero a pesar del frío, ¡hay que salir a caminar!