Bienvenida al Purgatorio

Bienvenida al Purgatorio

Si me suicidara… o si me pensara suicidar, las líneas de la mano que hablan de mi vida, cambiarían en ese instante… o ya habrán cambiado en el momento de que el pensamiento, como el hilo de Ariadna, deja el rastro a seguir por la mano…. Mi aliento...